Diferencia entre webinar en vivo y bajo demanda
Cuando se trata de capacitación, ¿los seminarios web en vivo siempre son la mejor opción? ¿O los son los pregrabados (bajo demanda)? Comparemos los dos con las 6 "C" de los Webinars.
webinar
imagen: contentools
Costo. Tradicionalmente, los seminarios presenciales son mucho más caros, el costo se reduce a una sesión transmitida en vivo y grabada a la par para luego publicarla en una plataforma, en lugar de pagarle al capacitador cada vez, es un gran ahorro.
Los webinars pregrabados son, por lo tanto, la mejor opción para capacitación, campañas de marketing o eventos dignos de recordar.

Conveniencia. Obviamente, Los espectadores pueden acceder a el streaming bajo demanda en su propio tiempo libre, no solo al final del día, sino también en el tiempo que puedan abrirse en su apretado horario. Para webinars más largos, de uno o más días, esta capacidad de dividir el contenido y aprender a su propio ritmo es muy importante.
Las preguntas críticas siempre se pueden responder por correo electrónico, redes sociales u otros medios. Los formadores también pueden grabar en su tiempo libre y no tienen que asignar días específicos como en un curso tradicional cara a cara. Contra todo esto, desde el punto de vista del espectador, está la persistente duda de que el webinar grabado nunca se vea en absoluto. Como mínimo, se requiere un mecanismo para garantizar que así sea.

Conexiones. Los webinars en vivo tienen que ejecutarse a la perfección. Hacer que todo funcione de manera confiable y en tiempo real, especialmente en transmisiones con múltiples visores en diferentes husos horarios, utilizando diferentes tecnologías y con acceso a Internet que puede ser lento.
El tiempo en la conferencia puede desperdiciarse y los espectadores pueden perder valor por el tiempo invertido. Por el contrario, el podcast o el webinar grabado está virtualmente garantizado como accesible, ya que se puede ver en cualquier momento.

Comunicación. Aquí es donde se encuentra el centro del debate. La mayoría de los espectadores preferiría escuchar y ver al entrenador en persona.
A la mayoría les gusta la capacidad de hacer preguntas al momento, obtener respuestas inmediatas a los problemas individuales que surjan durante el webinar, relacionarse con la personalidad del capacitador y sentir y experimentar las reacciones y preguntas de otros espectadores, y del formador. Esta es la mayor ventaja del webinar en vivo.

Esto explica, en parte, por qué los webinars pregrabados son menos efectivos incluso como herramientas de ventas y marketing.
Además, las técnicas de presentación de la mayoría de los entrenadores se han perfeccionado para gestionar el público en vivo. Cuando se trata de grabar, sus habilidades de presentación no son las mismas que las de un actor, pero a menudo valoran la oportunidad de pre grabar, para asegurarse de que cada punto clave de la materia recibe su atención apropiada, regrabando si es necesario para lograr un resultado finamente sintonizado.

Contenido. La elección estará influenciada por el tipo de contenido. Los webinars pregrabados funcionan bien para la enseñanza de técnicas básicas que cambian solo ligeramente con el tiempo. Webinars de “Cómo se hace”, en otras palabras. Si el objetivo es una versión corta y condensada del tema, probablemente pregrabado funcione.
Pero los webinars de streaming en vivo funcionan mejor con los temas del momento, hacer comunicados o anuncios y la transferencia de habilidades complejas.

Captura. Aquí ambos formatos son muy parecidos. Los webinars en vivo pueden ser grabados por el proveedor. Las versiones grabadas de webinars en vivo se pueden distribuir a través de los mismos medios que los webinars en vivo. Los espectadores pueden elegir qué formato les conviene más.